Publicidad

De nuevo nos encaminamos hacia una recesión. De nuevo, como en la crisis que se inició a finales de 2007, el empleo sufrirá un duro revés. Y como en aquella ocasión, la formación será un muro frente al aumento imparable del desempleo. Las personas que no detengan su formación tendrán más posibilidades de encontrar nuevos empleos y sortear los duros años que se avecinan.

A este respecto, la formación online ganará todavía más cuota de mercado frente a la formación presencial. Y estudios superiores como un Ciclo online sobre administración turística pueden ser una buena opción para muchas personas.

Publicidad

¿Turismo?¿Pero el turismo no está siendo muy golpeado por la Covid? Sí, claro, todos hemos visto como las empresas aeronáuticas estás sufriendo mucho, como las empresas de alquiler de vehículos quiebran, como la histórica Hertz. Pero también estamos viendo como la costa cantábrica ha tenido un lleno casi absoluto en este verano de 2020.

La gente se mueve. El turismo no va a desaparecer. Puede que cambie, puede que sea un sector que sufra mucho una recesión como esta. Pero no va a desaparecer tan fácilmente. En cuanto las cosas se tranquilicen un poco el turismo volverá a la situación pre-Covid. Y España sigue teniendo muchísimo que ofrecer al mundo.

La Covid ha acelerado el trabajo online y por supuesto también la formación a distancia

La Covid-19 ha supuesto un acelerón en las tendencias que ya se venían viendo desde hace años. En el caso del teletrabajo la aceleración ha sido mucho más marcada, porque si bien ya existía, no era tan frecuente como la ha sido en este año y como, probablemente, lo será en los próximos.

Hay muchos trabajos que pueden hacerse de forma online. Aquí habrá que tener cuidado en no invadir el espacio y el tiempo personal con el espacio laboral, pero las posibilidades son muy amplias. Por ejemplo, se pueden flexibilizar las vacaciones de determinados puestos concediendo días especiales, mitad trabajo, mitad vacaciones, pues con una tablet o un portátil y una conexión a internet se pueden realizar muchas funciones.

Respecto a la formación presencial la Covid ha supuesto el golpe de gracia. No desaparecerá, por supuesto, siempre habrá formación presencial, pero este año hemos visto que incluso la enseñanza escolar puede realizarse de manera online. Sí, este año todo ha sido improvisado y ha habido muchos problemas, pero la formación se ha realizado.

La formación online de trabajadores, un seguro frente al desempleo

Si la educación escolar básica se ha podido realizar online ¿qué podemos decir de la formación en habilidades profesionales, reglada o no? Ya era la primera opción para ampliar la formación laboral, así que ahora prácticamente pasará a ser la única.

Gracias a la formación online los trabajadores de cualquier tipo pueden ampliar sus conocimientos laborales. Da igual el puesto de trabajo, hay formación para prácticamente todos los puestos de trabajo, desde torneros fresadores a contables, pasando por responsables de logística o vendedores.

A este respecto los datos son similares en todos los países desarrollados, una mayor foramción laboral está directamente relacionada con una menor tasa de paro. Un trabajador formado tiene muchas menos posibilidades de estar desempleado que uno sin formación.

Las tasas de actividad más elevadas se dan en sectores como: industrias manufactureras, ciencias, mecánica y electrónica, servicios sociales, salud, etc.

Como vemos, hay que desterrar la idea de que formarse es tener un título universitario. Probablemente tenga más posibilidades de trabajar un obrero cualificado que sepa manejar un puente grúa y una carretilla elevadora (toro) que un licenciado en Derecho.

Nunca olvides el contexto

Y por último, no hay que olvidar el contexto científico-técnico en el que nos encontramos. La robótica avanza a pasos agintados. Si tu trabajo puede ser fácilmente sustituido por un robot, será sustituido por un robot. Pero esto no tiene porque asustarte.

Un sector que nunca va a desparecer son las necesidades humanas. Y una necesidad humana básica son las relaciones humanas y los cuidados. Todo lo relacionado con atender a otras personas aguantará mejor la robotización. Al fin y al cabo nos gusta que nos atiendan personas, no robots. Por eso la recomendación del inicio de la gestión turística. Trivago está bien, pero nada como una persona experta para asesorarte en ese viaje tan especial.

Y tampoco hay que tener miedo a las máquinas. Desde la I Revolución Industrial hay cada vez más máquinas y el número de personas trabajando no ha parado de crecer. Las máquinas hay que diseñarlas, hay que fabricarlas, hay que venderlas, hay que organizar el almacenaje y el transporte, hay que repararlas, hay que instalar el software y conectarlas a otras máquinas, etc, etc. Los trabajos que surgen alrededor las máquinas son muchos más que los que desaparecen. Eso sí, hay que formarse. Si tú única habilidad laboral es la fuerza de tus brazos, estás condenado al paro desde el año 1.800.