Publicidad

Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que encontrar un profesional del sector jurídico era una tarea con muchas restricciones. La publicidad estaba regulada o restringida y para encontrar un abogado o un procurador se podía hacer poco más que acudir a un listado, aséptico y con la información justa.

Como para tantas otras cosas, la llegada de internet ha revolucionado ese estado de las cosas. A la par que legislaciones más aperturistas y menos gremiales, la posibilidad de tener una ventana abierta al mundo gracias a la red ha cambiado de pies a cabeza el sector jurídico español.

Publicidad

Un sector con muchos grupos de especialización

Si algo caracteriza al mundo jurídico es la especialización. Aunque la formación común en Derecho es básica para todos los profesionales, cada rama del mismo necesita de una especialización. La complejidad de la maraña legislativa hace necesario que un profesional se especialice en una rama concreta.

De esta manera, un abogado especializado en Derecho Penal no será eficiente en asuntos mercantiles y un bufete de abogados de divorcio express online no será competitivo cuando lo que se estén tratando sean asunto de Derecho Societario.

Esta especialización, por supuesto, se traslada a la red y a su presencia en la misma. Los distintos bufetes de abogados ya no se limitan a tener una página web con la que poder llegar al usuario final. Desde hace ya bastantes años el nivel de sofisticación es muy elevado y los distintos bufetes deben elegir muy bien cómo quieren llegar al gran público.

Por ejemplo, un bufete de abogados para indemnizaciones por accidente tiene que elegir muy bien las palabras para las que quiere mejorar su posicionamiento SEO, esto es, que su página sea de las primeras en Google. La competencia es muy alta y una mala elección de las palabras clave puede hacer que apenas se reciban nuevos clientes.

Servicio a distancia, ya estaba aquí, pero la Covid lo hizo permanente

Y es que el servicio a distancia ya existía en el sector jurídico, por eso la competencia entre los distintos bufetes era a nivel nacional e incluso internacional. Eran muchos los servicios jurídicos que se podían prestar a distancia. Esto motivó a muchos despachos a tener presencia web más allá de su ámbito local.

De repente, un despacho de abogados de Logroño podía tener clientes en distintas ciudades de España, y como ellos, otros muchos.

Esto explica en parte el aumento incesante de este sector en la red en los últimos años. Además, como en otros sectores españoles, la presencia de pequeñas y medianas empresas era minoritario, por lo que los despachos que estudiaron la posibilidad de tener presencia en la red vieron que podía ser muy rentable y se lanzaron a ello.

Y en esto llegó 2020 y la Covid y todos sabemos lo que pasó. Cierre de los servicios presenciales en prácticamente todos los ámbitos de la vida, y los servicios jurídicos no fueron una excepción.

La pequeña ventaja que tienen estos servicios y otros de otras profesiones liberales es que la realización de servicios sí puede hacerse de manera telemática. Una cadena de montaje no puede manejarse online pero una gestión jurídica sí. Este 2020 ha sido el empujón definitivo para que el sector jurídico sea uno de los más pujantes en España.

El asesoramiento SEO para abogados cobra más importancia que nunca, debido a la gran competencia entre bufetes que hay. Es fundamental elegir si se quiere destacar para el ámbito local o para un ámbito técnico, por ejemplo, abogados de accidentes o abogados de Lugo. Y esto se traslada también a la publicidad, dónde pueden llegar a pagarse varias decenas de euros por un click en la publicidad de Google.