Berlys alimentación SLU

Entre Julio de 2006 y Octubre de 2012 trabajo en Berlys Alimentación hasta el cierre de la delegación de Logroño. Entro en el departamento de administración como ayudante del administrativo de la delegación, que además era responsable de administración de la zona norte. Desde el principio las tareas administrativas se conjugan con tareas logísticas, entre ellas:

  • Recepción de los camiones con la mercancía. Se reciben 2 camiones semanales, de 20 ó 33 paléts. También se reciben 4 paléts de topping vegetal procedentes de Países Bajos cada mes y medio aproximadamente.
  • Ubicación y gestión de los productos recibidos.
  • Introducción de los pedidos recibidos en SAP R/3. Gestión del inventario, movimientos de baja, previsión de necesidades de material.
  • Era responsabilidad mía realizar los pedidos a fábrica. Había tres tipos de productos, A, con gran consumo y una rotación de producto de una semana; productos B, con un consumo medio y una rotación que podía llegar hasta las dos semanas y productos C, de bajo consumo y cuya rotación no debía superar las tres semanas. Las referencias del almacén superaban las 300 y el catálogo total disponible era de más de 1.000 referencias.
  • También había que realizar los pedidos a un par de proveedores externos que teníamos. En todos los casos todo tenía que estar integrado en SAP, los pedidos realizados, la entrada de los mismos y la facura recibida por el proveedor.

También estaba dentro del grupo de gestión de clientes central, en el que introducíamos los datos de los clientes en SAP R/3, tanto los datos de contacto como los descuentos y rappeles ofrecidos por los comerciales.  Los descuentos podían ser tanto por cliente como por familias o productos.

Como apoyo a administración central también se realizan distintas funciones como:

  • Facturación semanal, quincenal y mensual. Se iba haciendo un barrido de los distintos clientes con esos tipos de facturación.
  • Contabilización de facturas de proveedores de la delegación. La delegación podía tener algunos proveedores propios, en ese caso nosotros éramos los encargados de dar entrada a esas facturas en SAP, contabilizando los importes de las mismas y sus vencimientos.
  • Conciliación bancaria. Todos los viernes había que hacer una conciliación de las distintas cuentas corrientes de la delegación para cuadrar los ingresos y gastos con los movimientos bancarios.
  • Ajuste de las cuentas de los repartidores. Los repartidores cobraban a algunos clientes. Había que revisar que los cobros estuvieran bien dados y si no era así, corregirlos en SAP.

En estos seis años se superaron dos auditorías externas de AENOR y más de una decena de auditorías internas.

Carta de recomendación Eduardo Mora, jefe de ventas Berlys Logroño