Reparación de calderas, sólo para profesionales

Ahora que comienza el frío comenzamos a encender la caldera para calentar la casa. Si no nos ha dado problemas durante el estío, cosa probable, puede que ahora, con los primeros usos del invierno, sujan algunos pequeños problemas. Si ocurre esto es importante acudir a personal especializado en la reparación de calderas. Mucho más todavía si en casa habitan personas con cuidades especiales, como ancianos o niños. En esta página se pueden encontrar profesionales cualificados para  realizar una buena reparación de la caldera.

No es un tema menor este de las reparaciones de las calderas. En mi ámbito personal he vivido varios casos en los que una reparación negligente ha causado muchos problemas.

Cuando el chapuzas se pone a arreglar algo

El primer caso le ocurrió a un conocido. Era una pareja que tenía un problema en la caldera. Para solucionarlo llamaron a un fontanero local. ¡En qué hora se les ocurrió hacer eso! El señor fontanero era un completo chapuzas y les dejó casi todo el invierno sin calefacción. El señor se puso a picar en la pared provocando tales daños que terminaron por afectar también a la caldera, quedando esta inutilizada.

No contento con esto el señor fontanero se comportó como un miserable y tardó una eternidad en dar parte a su seguro, no colaborando para nada en la reparación y desentendiéndose completamente de la pareja afectada. Esta forma de actuar luego la pude comprobar yo mismo en otro caso que no viene a cuento y por el que conocí este caso de la caldera. Todo un sinvergüenza.

La caldera que no saben ajustar

El siguiente caso es más próximo. Una persona cercana a mi tiene una caldera de gas en su domicilio. Ya tiene unos años aunque funciona perfectamente. Todas las revisiones salen bien así que, de momento, ni intenciones de cambiarla. El problema viene porque tiene unos agarres que sujetan el armazón de la caldera y no están bien ubicados para facilitar su colocación.

Cuando los especialistas desmontan la caldera para revisarla sueltan toda la estructura exterior y a la hora de colocarla tienen problemas. Si el personal que realiza la revisión no está muy inspirado o, directamente, es un poco chapuzas, coloca la estructura exterior de cualquier manera. Esto provoca que cuando se pone en marcha la caldera los agarres transmiten el movimiento a la estrucutra exterior y esta vibra como si la caldera fuese a despegar.

Cuando la revisión la han hecho personas dedicadas y con saber hacer se queda perfectamente, pero si lo hace alguien con prisas se queda de tal manera que hace un ruido horrible.

Por eso es importante que las revisiones y reparaciones de las calderas las hagan personas especializadas y que sepan hacer bien su trabajo.