¿Puede usted vivir un día sin lavadora?

¿Puede usted vivir un día sin lavadora?

 

A que la pregunta es bastante estúpida. ¿Puede usted vivir sin lavadora? Sí, claro, pero, ¿por qué habría de vivir sin lavadora?. También puedo vivir sin microondas, ni calefacción, ni ducha de agua caliente… pero ¿qué sentido tiene que viva sin todos esos adelantos?

La pregunta viene porque de vez en cuando aparece en los medios el típico informe que nos avisa de los enganchados que estamos a los móviles libres. Que si no podemos estar apartados de él, que si lo llevamos al baño, que si hay lesiones por usar tanto whatsapp…

Este tipo de informes suelen hacer sobre todo referencia a la gente joven, o si no, a nuevos inventos o formas de vida. No es que sea un carroza, pero recuerdo perfectamente cuando se decía lo mismo de las primeras videoconsolas, eran lo peor de lo peor, los jóvenes íbamos a acabar con nuestro cerebro seco por jugar tanto a la Nintendo y a la Sega (entonces todavía no había Play Station). Después según la época ha habido otro tipo de alarmas generalizadas. Durante mucho tiempo, todavía hoy sale alguno, hubo muchos informes que nos avisaban de lo enganchadísimos que estábamos a internet o al correo electrónico. Paparruchas.

Por supuesto que puedo vivir sin teléfono móvil, ¿pero por qué habría de hacerlo? Para mí el móvil es mi oficina. Pero no sólo mi oficina. Es mi quiosco de prensa, mi biblioteca, mi libreta de direcciones, mi mapa de carreteras…¿lo vas cogiendo, no? Recibo correos, trabajo, me conecto, y cuando no hago nada de eso, echo una partiditas al ajedrez o me informo de qué partidos de fútbol hay hoy. Para mí el móvil es una herramienta de trabajo, como puede serlo un ordenador. Además soy mi jefe, por lo que no puedo permitirme el lujo de dejarlo en casa. ¿Qué si soy adicto al móvil? Claro, como lo soy a dormir en mi cama y a comer caliente al menos una vez al día.

Cada cierto tiempo aparece en los medios algún informe como estos con no sé que intenciones. Supongo que salen porque venden, porque tienen su público, pero realmente su utilidad queda bastante en cuestión. La tecnología está aquí y cada vez va a ir a más. Nos adaptamos a ella porque es útil, porque nos hace la vida más fácil, aunque parezca que hay gente a la que eso le asusta.

En esta fotografía sustituya los periódicos por teléfonos móviles y…oh, sorpresa, ¡¡¡están enganchados al periódico!!!