Paso 3 hacia el mundo digital, creación de perfiles sociales

Paso 3 hacia el mundo digital, creación de perfiles sociales

Paso 3: Creación de perfiles sociales.

 

Las redes sociales se han convertido en un aspecto fundamental de la vida actual. Nuestra empresa no puede permanecer ajena a esta tendencia.
¿O sí?
Porque lo primero que hay que hacer es analizar la empresa, sus productos, sus clientes, sus competidores, y ahí definir sí queremos estar en las redes sociales, en cuales queremos estar, de qué manera, etc.

Un punto importante, no hacemos labores de Community Manager, es decir, no gestionamos los perfiles sociales de la empresa, o al menos, esa no es nuestra labor principal, si alguna empresa lo solicita se puede estudiar.

 

¿Cuáles son nuestras funciones en este paso?

En este paso nos encargamos de lo siguiente:

1· Como hemos contado antes, lo primero que hay que hacer es un estudio integral de la empresa y su entorno, para definir sí queremos estar en las redes sociales, en cuáles y de qué manera. ¿Te imaginas que la cuenta de Twitter de El Corte Inglés llevara la misma estrategia en esa red social que Media Markt?

Creación de los perfiles sociales y dotación de seguidores. Nos encargamos de crear los perfiles sociales en las distintas redes que trabajamos (Facebook, Twitter, Google Plus y LinkedIn), y las dotamos de seguidores o contactos. Esta es nuestra principal diferencia. Un perfil en una red social sin contactos no sirve de nada. Nosotros gestionamos de manera conjunta los distintos perfiles con la empresa hasta que alcanzan el número de seguidores deseados. El número de contactos conseguidos varía según las demandas del cliente y la red social.

3. Difusión a través de nuestros perfiles. Como hemos dicho antes, no hacemos Community Manager, pero sí que en este punto se incluye la difusión por todos nuestros perfiles de la actividad de la empresa. Contamos con varios perfiles que suman los siguientes contactos, 2.500 conexiones en LinkedIn, unos 1.500 seguidores en distintas cuentas de Twitter, unos 800 amigos o fans en Facebook, 50 seguidores en Google Plus.

4. LinkedIn. Hacemos un punto especial para esta red social, todavía infrautilizada en España. Le damos una especial importancia a esta red social, pues creemos que en ella se pueden hacer muchas cosas muy buenas para las empresas. En LinkedIn es de vital importancia tener muchos contactos, y conscientes de ello, ponemos nuestros 2.500 contactos al servicio de nuestros clientes, les ayudaremos a conseguir un número importante de contactos, les enseñaremos a interactuar con ellos, a utilizar LinkedIn de la mejor manera.

En resumen, nos encargamos de definir, de manera conjunta con la empresa, la línea de actuación para la creación de perfiles sociales. Los creamos y los dotamos de seguidores hasta un número pactado. A partir de ahí el perfil es gestionado únicamente por la empresa. Ofrecemos difusión con regularidad a los mensajes que la empresa publique en los distintos medios, durante un periodo determinado. Y a lo largo del proceso enseñamos a utilizar cada una de las redes, y descubrimos todo el potencial que tienen, haciendo especial hincapié en LinkedIn.

¿Qué obtiene la empresa con las redes sociales?

Los beneficios de las RR.SS. pueden ser distintos para cada empresa, según su naturaleza y presencia y en cada una de las redes, pero en general podemos hablar de las siguientes ventajas:

1. Contacto con nuestros clientes. Esta es una de las ventajas más claras de las redes. Podemos interactúar de una manera muy viva con nuestros (posibles) clientes. Podemos avisarles de nuevas promociones, ofertas, etc. Por ejemplo, los hornos de pan o pastelerías que utilizan las redes suelen avisar de la finalización de una hornada especial, o de una promoción especial sólo para unas horas, etc. Aquí los límites los marca nuestra imaginación y nuestro número de seguidores, a mayor número de seguidores, mayor posibilidad de éxito.

2. Respuesta rápida ante quejas.
Siempre es una actividad desagradable la de atender quejas de clientes, pero si no las atendemos por redes sociales puede ser todavía mucho más desagradable. Si un cliente se queja públicamente de un producto o servicio nuestro y no le respondemos ofreciéndole alguna solución, el problema puede ir a más. Por contra, un cliente que ha recibido un producto defectuoso y se lo hemos solucionado con rapidez, puede pasar a ser un prescriptor, y recomendar nuestra marca.

3. Contacto con otras empresas. Esto quizás pueda darse más en LinkedIn, aunque por supuesto puede hacerse en todas las redes. Podemos contactar con empresas que nos ofrezcan productos o servicios interesantes, o podemos ofrecérselos nosotros a ellas.

4. Vigilar a la competencia. También nos pueden vigilar a nosotros, pero si estamos al tanto de las redes de la competencia podremos saber qué es lo que están haciendo o planeando.

Hay algo más intangible que no aparece reflejado en estos puntos, y que también es algo que obtiene la empresa: la sociedad es digital y está en las redes sociales, por tanto tus clientes están en las redes sociales, si tú no estás en las redes sociales, poco a poco tus clientes se irán alejando de ti. Es así de sencillo.

 

Seguimiento de la repercusión social

 

Mediante distintas herramientas, haremos una medición mensual de nuestra repercusión en las redes sociales. Mediremos nuestro índice Klout, qué contenido social ha sido más compartido, cuál ha generado más visitas a la página, etc.

Tan importante como estar en las redes sociales es conocer cuál es nuestra repercusión en ellas, para ellos diseñamos todo un plan de seguimiento para que con el paso del tiempo, sea la empresa la que se encargue de hacerlo.

(Vistp 5 veces desde l 1/6/17, 1 vistas hoy)