Las partes de una cerradura

En la línea de los últimos artículos publicados hablando de cosas prácticas, en esta ocasión se trata el asunto de las partes de las que consta una cerradura. De la mayoría de los objetos cotidianos que utilizamos a menudo desconocemos, no ya el nombre de sus partes, sino cuántas partes tienen.

Tener conocimiento de las partes que integran una cerradura viene siempre bien. El conocimiento no ocupa espacio. Pero además de esto puede resultar útil llegado el instante de tener que solventar un problema relacionado con la reparación o mantenimiento de una cerradura. En ocasiones, cuando surge la urgencia de llamar al cerrajero no sabemos explicar bien el tipo de problema que tenemos. Esto puede provocar que el cerrajero emita un presupuesto y después el importe sea otro, ya que, según nuestras instrucciones, el problema parecía ser otro. Así pues, si se conocen las distintas partes de una cerradura, o al menos no se desconocen, este problema se va a solucionar.

Partes más importantes de las que consta una cerradura

Una cerradura tiene varias partes.Vamos a desgranar ligeramente cada una de ellas aunque, la más importante, sin la cual la cerradura no tiene sentido, son los cilindros. En el post mencionamos también ésta parte. Infórmate aquí si quieres concoer más a fondo como funcionan los clindros de una cerradura y por qué son tan importantes.

partes de una cerradura

Frontal de la cerradura

El frontal de la cerradura es una parte que acostumbra a estar en el canto de la puerta. En el frontal se ubican los tornillos encargados de fijar la cerradura a la puerta. El frontal por tanto es la pieza que sujeta la cerradura a la puerta.

La bocallave

La bocallave es una pieza con un orificio redondo o quizás en forma de pera. Esta pieza se ubica en la puerta delante de dónde va a ir el bombín o tubo. Es una pieza pensada para que se introduzca la llave.

El resbalón

El resbalón es una pieza que está situada en el interior de la puerta y se introduce en el marco. Es la pieza plana por un lado y oblicua por el otro que realmente hace que la puerta quede unida al marco y a la pared. Al bajar la manilla de la puerta, o girar la llave, el resbalón se introduce dentro de la cerradura, permitiendo de esta manera que la puerta se pueda abrir.

El bombín, bombillo o tubo

Esta es la pieza dónde van alojados los cilindros. Tanto el bombín como los cilindros son la esencia de cualquier cerradura. En el bombín es en dónde se introduce la llave.

Tubos o cilindros

El tubo (o cilindros) es la parte fundamental de la cerradura. Los cilindros tienen un mecanismo que se ajusta a los dientes de la llave y si estos encajan permite que se pueda abrir la puerta. Los tubos, conocidos también como bulones o bien paletones, son los elementos que al virar la llave se activan para realizar la apertura de la puerta.