El futuro de los móviles libres caros.

El futuro de los móviles libres caros es muy negro

Es muy negro.

Así, sin más. El futuro de los móviles libres caros es muy negro. No su futuro, su presente. En el mundo tecnológico el tiempo pasa más deprisa que en el mundo real. El primer iPhone salió al mercado hace unos pocos años. Desde entonces, los mejores móviles han sido siempre muy caros. Pero en los últimos 2-3 años, estamos viendo una auténtica revolución, gracias sobre todo a los móviles chinos, móviles que son vendidos por multitud de empresas, minorando el riesgo que siempre existe con respecto a las compras en el mercado chino.

NO SON RENTABLES.

Aunque suene raro y difícil de creer, sólo Samsung y Apple han ganado dinero con la venta de smartphones. Ni Sony, ni LG, ni HTC ni ninguna otra compañía ganan dinero, y eso que los terminales rondan o superan los 500 €.

La primera causa de esta falta de rentabilidad hay que buscarla seguramente en las propias compañías, demasiado grandes, con demasiada gente y demasiados gastos fijos, como para obtener rentabilidades de nuevos productos. Pero no podemos quedarnos con esta mirada únicamente.

Si Samsung y Apple sí han ganado dinero ha sido, evidentemetne, por su alto volumen de ventas. Entre las dos compañías han copado las ventas de smartphones en los últimos años, arrinconando a las demás compañías a nichos de mercado o cuotas de mercado irrisorias. Tal ha sido la presión, que el resto de compañías han buscado especializarse en algún tipo de smarpthone. Sony buscaba el smartphone resistente al polvo y a al agua, además de tirar de sus reputadas lentes de fotografía, LG fabricaba para Google los Nexus, Nokia sacaba un smartphone con una cámara de 40 Mp…

Para los que no lo sepan, el margen en electrónica es bastante bajo. Nada de doblar los precios de coste, a duras penas se rebasan los dos dígitos de margen, salvo, claro está, que no se haga nada ilegal. Los grandes productores también están en la misma tesitura, aunque, evidentemente, algo mejor. Si su estructura de costes no está contenida, y sus ventas no son lo sufientemente altas, la cuenta de resultados de la división será negativa casi con toda seguridad. Por eso sólo esas dos compañías han sido capaces de ganar dinero.

LA COMPETENCIA ES FEROZ, LA CRISIS TAMBIÉN.

Seamos francos ¿ahora mismo quién tiene dinero para comprarse un móvil de 600 €? No hablamos sólo de España, sino de Europa entera y otros países desarrollados. Estos productos están pensados para el mundo rico, pero el mundo rico está en una crisis no vista desde el crack del 29, y este es un gasto supérfluo para un gran porcentaje de población.

Por otra parte, en su pecado llevan su petinencia. Las grandes marcas como Coca-Cola, Nike o Reebook, no fabrican sus producto, sólo gestionan la marca y venden en producto final. Tienen empresas concesionarias que se los fabrican, luego la casa les compra un número pactado de productos, les pone el sello y los vende a precio de lujo. Pero la compañía concesionara sigue fabricando productos que vende bajo marca blanca, sin el sello de la casa “famosa” pero con una calidad prácticamente igual. No es difícil pensar que esto ocurra también en los móviles libres. Una empresa fabrica móviles para la compañía X, y el resto de la producción los vende, quizás con menos componentes, como marca blanca, muchos más baratos que los que luego venderá la marca X a precio de oro.

Estas compañías, en su mayoría chinas, están inundando el mercado con productos de bajo precio y calidad más que aceptable. La gente los compra directamente allí, los más osados, o a revendedores locales que asumen los riesgos de aduanas, garantías, etc. El caso es que el mercado se está llenando de móviles cada vez más potentes a precios cada vez más bajos. A este ritmo, no tardaremos en ver móviles octacore en el entorno de los 100 €.

En España tenemos un buen número de empresas reputadas que están vendiendo smartphones muy buenos a precios, por citar algunas, y sin nigún orden concreto, BQ, Nutphone, Geeksphone, myWigo, Primux, etc.

¿Tiene sentido gastarse 600 € en un móvil que puede medir tu ritmo cardiaco? Para el que los pueda pagar, sí, para la gran mayoría de la gente, no.

Con este panorama apostamos claramente porque los teléfonos móviles libres caros van a ser cosa del pasado en poco tiempo. Por supuesto, seguirá habiendo nuevos modelos, se les dará mucha difusión en los medios, como a esos desfiles de moda ridículos que luego nunca ves por la calle, pero su hora ya ha llegado. En realidad ya están muertos, aunque aún no lo saben.